¿Qué es la etología?

Destacado

La etología (del griego ethos, que significa costumbre) es la rama de la biología y de la psicología experimental que estudia el comportamiento de los animales en libertad o en cautiverio, aunque son más conocidos por los estudios de campo. Los profesionales dedicados a la etología se denominan etólogos y tienen la difícil labor de estudiar y procurar entender el comportamiento de los animales.

La etología estudia las características propias de una especie determinada y cómo éstas evolucionan para la supervivencia de la misma. Algunos médicos veterinarios dedicados a esta rama e imparten los resultados de sus estudios en las universidades donde realizan sus cátedras ante la falta de personal más capacitado. Y aunque la etología tiene por objeto de estudio el comportamiento animal. Los seres humanos, también animales, formamos parte del campo de estudio de la etología, bajo el nombre de etología humana.

¿Donde se origina la etología?

A principios del siglo XX se creó la psicología comparada, que consistía en el estudio de la conducta y las capacidades psicológicas de las diferentes especies animales y que, en este sentido, consideraba la conducta humana como uno de los muchos tipos de conducta animal. Los conductistas utilizaron este método en sus estudios, pero a partir de 1973, cuando los científicos Konrad Lorenz, Karl von Frisch y Niko Tinbergen recibieron el Premio Nobel por sus estudios sobre la conducta de los animales, la etología comenzó a considerarse ciencia con pleno derecho, y la psicología comparada se integró en esta nueva ciencia.

En Europa, la investigación del comportamiento animal se desarrolló resaltando los estudios de campo y las conductas instintivas. Destacándose Konrad Lorenz, con su estudio sobre la impronta en los gansos; Karl von Frisch, centrado en el sistema de comunicación de las abejas, y Niko Tinbergen, interesado en el estudio sobre el instinto en el espinoso. En los Estados Unidos, durante la primera mitad del siglo XX, se caracterizó por las investigaciones del comportamiento animal centradas en las conductas aprendidas en medios controlados. Estas investigaciones dieron lugar a la psicología comparada y al conductismo.

En 1951, Tinbergen publicó The Study of Instinct, en donde plantea las cuatro preguntas sobre las que se apoya la etología (causacional, del desarrollo u ontogenético, evolucióny filogenético), y se encarga de hacer una distinción entre la psicología comparada y la etología. En 1966, Robert Hinde hizo una síntesis de ambas, y distinguió los aspectos más destacables de cada una.

Datos de interés y estudios etológicos

Los objetivos de los etólogos son el estudio de la conducta, del instinto y el descubrimiento de las pautas que guían la actividad innata o aprendida de las diferentes especies animales. Así, los etólogos han estudiado en los animales aspectos tales como la agresividad, el apareamiento, el desarrollo del comportamiento, la vida social, la impronta o troquelado y muchos otros. En estado salvaje, los animales se manejan con ciertos códigos impuestos por la propia lucha por la supervivencia, por ser el más apto para dirigir una manada o ganarse el derecho a comer o a copular primero.

La procedencia de las conductas animales

Es difícil llegar a comprender las emociones y sentimientos de un animal, pero una forma de hacerlo es comparar las estructuras físiológicas y anatómicas de animal con las del mamífero superior con el que conviva y ver que son similares”, explica Miguel Ibáñez Talegón, Profesor de Etología Animal en la Facultad de Medicina Veterinaria de la Universidad Complutense de Madrid. Además, añade que son muchos los estudios y trabajos que han demostrado que el funcionamiento de los elementos estructurales del sistema nervioso central, referentes a la fisiología del animal y la genética, funcionan de forma bastante similar en todos los animales, incluyendo al ser humano.

¿Los animales piensan?

Es evidente que nuestro intelecto tiene una capacidad metacognitiva más desarrollada que cualquier especie conocida, pero, a diferencia de lo que muchos creen, los animales comparten con nosotros numerosos rasgos psicológicos en lo que al pensamiento se refiere. Así, el experto en psicología experimental de la Universidad de Granada, Matej Hochel, asegura que “el entorno natural da lugar a muchas situaciones impredecibles que, para muchas especies, serían un gran obstáculo a la hora de intentar sobrevivir únicamente con nociones genéticas y nociones automatizadas”.

Además, constata que el conocimiento se propaga en grupo: “Las ratas evitan los alimentos envenenados una vez que han visto que otra de su especie a muerto o ha sufrido malestar al ingerirlos. Así, las crías aprenden de sus padres a no ingerir dichos productos, aunque no hayan presenciado las consecuencias que ocasionan. Esta atención activa del animaly su aprendizaje corroboran su inteligencia”. Matej Hochel asegura que muchos expertos de laboratorio confirman que existen ciertas especies con muchas destrezas mentales, que anteriormente se creían únicas en el ser humano.

Investigar el pensamiento de un ave o un mamífero no es una tarea sencilla, puesto que se da una clara ausencia de lenguaje, por lo que la creatividad del investigador tiene un papel fundamental. “De esta forma”, explica este catedrático de la Universidad de Granada, “el experimentador pone al descubierto los problemas que permitan discernir el comportamiento automático de una actuación pensante. Esta labor es más sencilla cuando el animal se presenta ante alguna situación de peligro o de novedad, donde hay poca probabilidad de que dé con la respuesta correcta si sólo recurre a una conducta automatizada”.

La prueba del espejo

A la hora de poner a prueba la conciencia animal, la mayoría de los expertos recurren a la prueba del espejo. A través de ella se sabrán las cualidades y disposiciones perceptivas que posee cada especie y, en concreto cada individuo. En el caso de que un perro no responda a las capacidades necesarias para realizar este experimento, se analizará su capacidad mental de un modo más natural, ya que así no se verá obligada a adquirir capacidades que no entran dentro de las innatas o habituales. El test del espejo, ideado por Gallup, examina la conciencia reflexiva de los animales pero recientes experimentos han demostado que no siempre es determinante.

El primer experimento se realizó con unos chimpancés, que después de una larga temporada viéndose en el espejo, fueron anestesiados para marcarles círculos rojos en la frente y en las orejas. En cuanto despertaron y se miraron en el espejo, su primera reacción fue llevar la mano al lugar donde se habían puesto los círculos. “Esta situación evidencia que los animales se reconocen en el espejo. Aunque el test se ha realizado a diferentes mamíferos, sólo los monos y los delfines a respondido correctamente”, afirma Matej Hochel.

La etología continúa avanzando y desarrollándose a medida que logramos hacer un estudio juicioso y sistemático del comportamiento de las especies. Los perros y gatos ofrecen una interesante alternativa por su domesticación, lo que hace que sus comportamientos estén expuestos permanentemente a nuestra observación y reflexión aunque sean solo una pequeña parte del amplio campo del estudio de la etología.

Para conocer más sobre DOCTOR PULGAS, te invitamos a ver a continuación el video de presentación a cargo de nuestro director:

¿Por qué es mejor educar que adiestrar a tu perro?

A diferencia del adiestramiento, la educación canina consiste en ayudar al animal a adaptarse al entorno en el que vive; enseñándole cómo relacionarse con humanos, con el resto de perros u otros animales y, por supuesto, con los miembros de la familia. Mientras que el adiestramiento se basa casi exclusivamente en las necesidades y deseos de su responsable o propietario.

Cuando se trata de convivir con un perro, muchas personas se preguntan si deberían enfocarse en adiestrarlo o educarlo. Aunque estos términos a menudo se usan indistintamente, en realidad tienen significados distintos y objetivos específicos. En este artículo, exploraremos las diferencias entre adiestrar y educar a un perro, y cómo cuál enfoque beneficiar a tu animal de compañía y a tu hogar.

¿Qué es adiestrar a un perro?

Adiestrar a un perro se refiere a enseñarle comportamientos específicos y habilidades mediante comandos y repetición. Condicionamiento operante es el término académico y fue desarrollado por la psicología conductista desde principios del siglo XX. Este proceso a menudo se centra en la obediencia y en la capacidad del perro para realizar tareas concretas.

Características del adiestramiento:

  1. Comandos Básicos: Sentarse, quedarse, venir, y caminar junto son ejemplos de comandos que un perro aprende a través del adiestramiento.
  2. Repetición y Recompensa: El adiestramiento se basa en la repetición y el uso de recompensas, como golosinas o elogios, para reforzar el comportamiento deseado.
  3. Obediencia: El objetivo principal es lograr que el perro responda de manera fiable a los comandos del dueño.
  4. Tareas Específicas: Además de los comandos básicos, el adiestramiento puede incluir habilidades más avanzadas, como buscar objetos, realizar trucos, o incluso labores especializadas como el rescate o el trabajo policial.

¿Qué es educar a un Perro?

Educar a un perro va más allá de enseñar comandos específicos; se trata de entender y moldear el comportamiento general del perro para buscar su adaptación al entorno humano. La educación canina abarca la socialización, la integración en la familia, y el desarrollo de hábitos saludables.

Educar y adiestrar son cosas muy distintas. Mientras que el adiestramiento busca satisfacer al dueño, intentando que el animal haga lo que él quiere o le hace gracia, aún a costa de su bienestar físico y mental, la educación canina trata de tener en cuenta las necesidades del animal y su relación con el entorno.

Educar a un perro busca precisamente lograr que el animal de compañía se encuentre lo más a gusto posible, integrándolo en la unidad familiar y en el entorno en el que le ha tocado vivir.

Características de la educación:

  1. Socialización: Involucra exponer al perro a diferentes personas, animales y entornos para que se sienta cómodo y seguro en diversas situaciones.
  2. Modales y conducta: Enseñar al perro a comportarse adecuadamente en casa y en público, como no saltar sobre las personas, no ladrar en exceso, y respetar los espacios.
  3. Hábitos de vida: Incluir hábitos como hacer sus necesidades en el lugar correcto, no morder objetos inapropiados, y aprender a quedarse solo en casa sin ansiedad.
  4. Integración familiar: La educación busca que el perro sea un miembro equilibrado y feliz de la familia, entendiendo y respetando las reglas del hogar.

Si bien es cierto que en ocasiones es necesario que el animal aprenda comandos y tareas, como los perros antidrogas o de asistencia, esta suele ser la excepción y no la regla. Si de verdad estás buscando el bienestar de tu perro, y el tuyo mismo, es mejor considerar la educación sobre el adiestramiento.

Consejos para educar a tu perro

  1. Paciencia y Consistencia: Ambos procesos requieren tiempo y repetición. Sé paciente y constante en tus métodos.
  2. Refuerzo Positivo: Utiliza recompensas para motivar a tu perro, ya sea durante el adiestramiento de comandos o al fomentar buenos hábitos.
  3. Empieza Temprano: Tanto la educación como el adiestramiento son más fáciles si se comienzan desde cachorros, aunque los perros adultos también pueden aprender.
  4. Busca Ayuda Profesional: Si tienes dificultades, no dudes en buscar la ayuda de un adiestrador profesional o un educador canino.

En conclusión, entender la diferencia entre adiestrar y educar a un perro te permitirá abordar de manera más efectiva las necesidades de tu canino. Para ello requerirás de mucha paciencia, comprensión, tiempo y esfuerzo. En DOCTOR PULGAS estamos para acompañarte en la educación de tu perro con nuestros artículos y publicaciones al respecto. No dejes de leer más al respecto en nuestro sitio web y redes sociales.

¿Por qué algunos gatos se orinan en las camas de sus propietarios y qué hacer al respecto?

Si eres dueño de un gato, es probable que en algún momento hayas encontrado una desagradable sorpresa: tu gato se ha orinado en tu cama. Este comportamiento puede ser frustrante y desconcertante, pero es importante entender las posibles razones detrás de esta conducta y saber cómo manejarla adecuadamente.

Razones por las que los gatos se orinan en las camas

  1. Problemas de salud: Una de las primeras cosas que hay que considerar es la salud del gato. Infecciones del tracto urinario, problemas renales, diabetes o artritis pueden causar dolor o incomodidad al usar la caja de arena, llevando al gato a buscar un lugar más cómodo para orinar, como tu cama.
  2. Estrés y ansiedad: Los gatos son animales sensibles y pueden ser afectados por cambios en su entorno. Mudanzas, la llegada de un nuevo miembro a la familia (ya sea humano o animal), o incluso cambios en la rutina diaria pueden causarles estrés. Orinar en la cama puede ser una forma de marcar su territorio y sentirse más seguros.
  3. Problemas con la caja de arena: La ubicación, el tipo de arena, la limpieza y el tamaño de la caja de arena son factores cruciales. Si la caja de arena está en un lugar ruidoso o de difícil acceso, o si no está lo suficientemente limpia, tu gato puede buscar otro lugar para hacer sus necesidades.
  4. Marcar territorio: Los gatos, especialmente los machos no castrados, pueden orinar para marcar territorio. Esto es más común en hogares con varios gatos o donde hay gatos vecinos que podrían estar causando estrés a tu mascota.

Qué hacer al respecto

  1. Consulta al veterinario: Lo primero y más importante es descartar cualquier problema de salud. Lleva a tu gato al veterinario para una revisión completa. Si hay una condición médica, el veterinario podrá ofrecer el tratamiento adecuado.
  2. Reduce el estrés: Identifica y minimiza las fuentes de estrés en la vida de tu gato. Proporciona un ambiente tranquilo y seguro, con lugares donde pueda esconderse y sentirse seguro. Utiliza feromonas sintéticas, disponibles en aerosoles o difusores, que pueden ayudar a calmar a tu gato.
  3. Mejora la caja de arena: Asegúrate de que la caja de arena esté en un lugar tranquilo y accesible. Límpiala con regularidad y considera probar diferentes tipos de arena para ver cuál prefiere tu gato. Si tienes varios gatos, proporciona al menos una caja de arena por gato, más una adicional.
  4. Juego y enriquecimiento: Dedica tiempo a jugar con tu gato y proporciona juguetes y rascadores para mantenerlo estimulado y feliz. Un gato bien ejercitado y estimulado es menos propenso a desarrollar comportamientos no deseados.
  5. Evita el castigo: Nunca castigues a tu gato por orinar en la cama. Esto solo aumentará su estrés y puede empeorar el problema. En lugar de eso, utiliza refuerzos positivos para incentivar el uso de la caja de arena.
  6. Limpieza adecuada: Limpia bien las áreas donde tu gato se ha orinado para eliminar cualquier rastro de olor. Usa productos enzimáticos que descomponen las proteínas en la orina y eliminan el olor completamente, en lugar de solo enmascararlo.

En DOCTOR PULGAS te invitamos a entender por qué tu gato se orina en la cama y tomar medidas para resolverlo requiere paciencia y observación. Al abordar cualquier posible problema de salud, reducir el estrés y asegurar que la caja de arena sea adecuada, puedes ayudar a tu gato a sentirse más seguro y feliz, y a mantener tu cama libre de accidentes. Recuerda siempre tratar a tu gato con amor y comprensión mientras trabajas para resolver este problema.

La Declaración de Nueva York sobre la Conciencia Animal

Recientemente se hizo pública esta importante declaración, que compartimos en DOCTOR PULGAS, sobre la conciencia animal y a la que nos sumamos por medio de esta traducción libre para el mundo hispano hablante:


¿Qué animales tienen la capacidad para experimentar la conciencia?


Aunque persiste mucha incertidumbre, han surgido algunos puntos de amplio acuerdo.
Primero, hay un sólido respaldo científico para atribuciones de experiencia consciente a otros mamíferos y aves.
Segundo, la evidencia empírica indica al menos una posibilidad realista de experiencia consciente en todos los vertebrados (incluidos reptiles, anfibios y peces) y muchos invertebrados (incluidos, como mínimo, moluscos cefalópodos, crustáceos decápodos e insectos).
Tercero, cuando existe una posibilidad realista de experiencia consciente en un animal, es irresponsable ignorar esa posibilidad en decisiones que afectan a dicho animal. Debemos considerar los riesgos para el bienestar y utilizar la evidencia para informar nuestras respuestas a estos riesgos.


Recientes avances rápidos

Los últimos diez años han sido un momento emocionante para la ciencia de la cognición y el comportamiento animal. Nuevos resultados sorprendentes han insinuado vidas internas sorprendentemente ricas en una amplia gama de otros animales, incluidos muchos invertebrados, impulsando un renovado debate sobre la conciencia animal. Para dar solo diez ejemplos clave:

  1. Los cuervos pueden ser entrenados para informar lo que ven. En un estudio de 2020 publicado en Science, Andreas Nieder y sus colegas entrenaron a los cuervos para informar sus percepciones visuales utilizando gestos de cabeza. Los cuervos veían un estímulo brillante, uno tenue o ninguno. En general, los cuervos informaban con precisión si se les había mostrado un estímulo, aunque a veces cometían errores, especialmente cuando el estímulo era muy tenue. A lo largo del experimento, los investigadores midieron la actividad en una región cerebral que se cree está asociada con la cognición de alto nivel en aves (la NCL). Descubrieron que la actividad de la NCL seguía si los pájaros informaban o no ver un estímulo, no si se presentaba o no un estímulo. En otras palabras, los resultados sugieren que la actividad cerebral en la NCL es un correlato neuronal de la experiencia visual en los cuervos.
  2. Los pulpos evitan el dolor y valoran el alivio del dolor en la prueba de preferencia condicionada del lugar. La prueba de «preferencia condicionada del lugar» se desarrolló para evaluar el dolor en ratas de laboratorio. En 2021, la experta en cefalópodos Robyn Crook la probó con pulpos. Primero, Crook permitió que los pulpos eligieran entre dos cámaras dentro de un tanque. Luego, algunos pulpos experimentaron los efectos de una inyección de ácido acético mientras estaban en su cámara preferida. Estos pulpos (pero no los controles inyectados con solución salina) desarrollaron una aversión duradera hacia esa cámara. Luego, los pulpos inyectados con ácido experimentaron los efectos de un anestésico local (lidocaína) en la cámara que inicialmente no les gustaba. Estos pulpos (no los de control) desarrollaron una preferencia duradera por la cámara donde experimentaron los efectos de la lidocaína. En una rata o un humano, inferiríamos a partir de este patrón que la inyección de ácido causó dolor que la lidocaína alivió, por lo que deberíamos estar dispuestos a sacar las mismas conclusiones sobre un pulpo.
  3. Los sepiones recuerdan detalles de eventos pasados específicos, incluido cómo los experimentaron. Muchos animales pueden recordar eventos pasados, incluido qué sucedió, dónde sucedió y cuándo sucedió. Un estudio de 2020 fue más allá, mostrando que los sepiones pueden recordar cómo experimentaron un elemento, por ejemplo, si lo vieron o lo olieron.
  4. Los peces lábridos de limpieza parecen pasar una versión de la prueba de la marca en el espejo. Las cuestiones de la autoconciencia en los animales han sido exploradas durante mucho tiempo utilizando la «prueba de la marca en el espejo», que prueba si un animal, al ver una marca en su propio cuerpo en un espejo, intentará quitarse esa marca. En una serie sorprendente de estudios entre 2019 y 2023, los investigadores mostraron que los peces lábridos de limpieza pueden pasar las cuatro fases de la prueba. Primero, cuando se exponen a un espejo, los peces reaccionan agresivamente como si creyeran que ven a un pez rival. Segundo, la agresión disminuye y los peces comienzan a realizar comportamientos inusuales frente al espejo, como nadar boca abajo. Tercero, los peces parecen estudiar su imagen en el espejo. Finalmente, después de que los experimentadores colocan una marca de color en el pez, el pez, al ver la marca en el espejo, intenta quitársela raspando contra una superficie disponible.
  5. Las serpientes de liga pasan una versión basada en el olfato de la prueba de la marca en el espejo. Determinar si los animales pueden reconocerse a sí mismos en un espejo puede no ser una prueba adecuada de autoconciencia para todas las especies. Algunos animales, como las serpientes, dependen principalmente del olor u otras señales no visuales para navegar por su entorno. Un estudio de 2024 probó el autoreconocimiento en serpientes midiendo sus reacciones a almohadillas de algodón empapadas en diferentes olores: (1) su propio olor, (2) su propio olor con una «marca» de un olor diferente, (3) el olor de la «marca» solo, (4) el olor de una serpiente desconocida y (5) el olor de una serpiente desconocida con una «marca». Las serpientes de liga investigaron sus propios olores marcados durante más tiempo que cualquier otro olor. Esto sugiere que las serpientes reconocen sus propios olores y notan cuando su olor ha cambiado.
  6. Los peces cebra muestran signos de curiosidad. Muchas especies animales, incluidas las aves rapaces, las tortugas y las abejas, muestran signos de un deseo de buscar nueva información. En 2023, los investigadores probaron estos signos en los peces cebra. Encontraron que los peces cebra muestran un interés sostenido en objetos nuevos, pero que su interés disminuye más rápidamente con la cantidad de objetos nuevos que observan. Dado que los peces cebra exploran nuevos objetos voluntariamente y en ausencia de cualquier recompensa adicional, parece que encontrar nueva información es intrínsecamente gratificante para ellos.
  7. Las abejas muestran un comportamiento de juego aparente. Si bien gran parte de la investigación existente sobre la conciencia animal se centra en el dolor, los investigadores están buscando cada vez más signos de experiencias positivas. En un estudio de 2022, los investigadores encontraron que las abejas bombus rodaban bolas de madera de una manera consistente con cinco características del juego. Primero, las abejas rodaban las bolas porque lo encontraban intrínsecamente gratificante, no como un medio para un fin. Segundo, el comportamiento no servía una función aparente. Tercero, las abejas no estaban ensayando un comportamiento que usaran para otro propósito, como buscar alimentos o aparearse. Cuarto, las abejas rodaban las bolas repetidamente pero no exactamente de la misma manera cada vez. Finalmente, el comportamiento aumentaba cuando las abejas estaban relajadas, lo que indica que fue una experiencia agradable, no inducida por el estrés.
  8. Los cangrejos de río muestran estados «similares a la ansiedad», alterados por medicamentos contra la ansiedad. Una serie de estudios entre 2014 y 2017 investigaron cómo responden los cangrejos de río al estrés, explorando la posibilidad de que pudieran ser un modelo útil de ansiedad. Los investigadores colocaron cangrejos de río en un laberinto con pasajes tanto brillantes como oscuros. Los cangrejos de río tienen una tendencia natural a explorar nuevos entornos, pero prefieren la oscuridad a la luz. Cuando los investigadores aumentaron el estrés en los cangrejos de río administrando descargas eléctricas, los cangrejos de río se volvieron significativamente más reacios a las áreas brillantes del laberinto. Las benzodiacepinas se usan en humanos para aliviar la ansiedad, y los cangrejos de río que recibieron estos medicamentos estaban nuevamente dispuestos a explorar las partes brillantes del laberinto.
  9. Los cangrejos equilibran motivaciones competidoras para tomar decisiones flexibles. Un programa de investigación a largo plazo realizado por Robert Elwood y colegas ha investigado cómo los cangrejos ermitaños y los cangrejos de río toman decisiones frente al riesgo. Un estudio de 2024 examinó cómo los cangrejos de río equilibran su aversión a la luz brillante con su aversión a la descarga eléctrica. Los cangrejos normalmente entran en un refugio para escapar de la luz brillante, pero pueden elegir la luz brillante sobre el refugio si han experimentado una descarga en ese refugio en el pasado, y su decisión depende de la intensidad de la descarga y de cuán brillante es la luz. Otros animales, como ratas, iguanas y abejas, también hacen compensaciones sutiles y dependientes de la memoria entre prioridades competitivas. Estas compensaciones sugieren que el animal tiene una «moneda común» para ponderar las necesidades de diferentes tipos, una moneda que hace por ellos lo que el placer y el dolor hacen por nosotros.
  10. Las moscas de la fruta tienen sueño activo y tranquilo, y el aislamiento social interrumpe sus patrones de sueño. Las moscas de la fruta Drosophila han sido conocidas durante muchos años por tener una forma de sueño. Ahora, un nuevo estudio ha encontrado formas de inducir dos tipos diferentes de sueño: sueño «tranquilo», que implica una disminución significativa de la actividad cerebral, y sueño «activo», donde la actividad cerebral persiste a pesar de la falta de comportamiento externo. Al igual que el sueño de ondas lentas y el sueño REM tienen funciones diferentes en los humanos, los investigadores hipotetizaron que el sueño tranquilo y el activo tienen diferentes funciones en las moscas de la fruta. El sueño tranquilo parece ralentizar el metabolismo y regular el estrés, mientras que el sueño activo parece apoyar la función cognitiva. Mientras tanto, un estudio de 2021 publicado en Nature mostró que el sueño en las moscas de la fruta se ve interrumpido por el aislamiento social; las moscas duermen mejor cuando están en presencia de otras moscas.

Una nueva imagen emergente de la conciencia animal

¿Qué es la conciencia? El término tiene una variedad de significados. La Declaración de Nueva York sobre la Conciencia Animal se centra en un significado importante, a veces llamado «conciencia fenomenal» o «sensibilidad». La pregunta aquí es qué animales pueden tener experiencias subjetivas. Esto puede incluir experiencias sensoriales (por ejemplo, la experiencia de un toque, sabor, vista u olfato particular) así como experiencias que se sienten bien o mal (por ejemplo, la experiencia de placer, dolor, esperanza o miedo). Este sentido del término «conciencia» es lo que Thomas Nagel tenía en mente cuando preguntó famosamente «¿Cómo es ser un murciélago?».

La experiencia subjetiva requiere más que la mera capacidad para detectar estímulos. Sin embargo, no requiere capacidades sofisticadas como el lenguaje o la razón humanos. La conciencia fenomenal es sentir crudo: una experiencia sentida inmediata, ya sea sensorial o emocional, y esto es algo que bien podría compartirse entre humanos y muchos otros animales. Por supuesto, las capacidades lingüísticas y racionales humanas pueden permitir que algunos humanos tengan formas de experiencia que otros animales carecen (por ejemplo, un «monólogo interno» lingüístico). Del mismo modo, muchos otros animales pueden tener formas de experiencia que nosotros no tenemos.

¿Qué animales son conscientes en este sentido?

Los avances recién descritos, tomados en conjunto, están enviando un mensaje claro: debemos tomar en serio la posibilidad de que una amplia gama de animales, incluidos todos los vertebrados y muchos invertebrados, puedan tener experiencias subjetivas.

Sería inapropiado hablar de «prueba», «certeza» o «evidencia concluyente» en la búsqueda de la conciencia animal, porque la naturaleza de la conciencia aún se debate acaloradamente. Sin embargo, es completamente apropiado interpretar estas notables exhibiciones de aprendizaje, memoria, planificación, resolución de problemas, autoconciencia y otras capacidades similares como evidencia de la conciencia en casos donde el mismo comportamiento, si se encuentra en un humano u otro mamífero, se explicaría bien por procesos conscientes. Estos comportamientos hacen que sea más probable que estos animales tengan conciencia sin probar que la tengan, al igual que los síntomas de una enfermedad hacen que sea más probable que tenga la enfermedad sin probar que la tenga.

Con otros mamíferos y aves, ahora podemos decir que la evidencia establece un sólido respaldo científico para atribuciones de conciencia, no evidencia concluyente, pero muchas líneas de evidencia que apuntan en la misma dirección. Con otros vertebrados (reptiles, anfibios y peces) y muchos invertebrados (moluscos cefalópodos como pulpos y sepiones, crustáceos decápodos como cangrejos ermitaños y cangrejos de río, e insectos como abejas y moscas de la fruta), ahora podemos decir que la evidencia establece al menos una posibilidad realista de conciencia. La probabilidad es lo suficientemente alta como para justificar más investigaciones destinadas a abordar preguntas de conciencia en estos animales. La probabilidad también es lo suficientemente alta como para justificar una seria consideración de su bienestar.

Acerca de la Declaración de Nueva York

La Declaración de Nueva York sobre la Conciencia Animal tiene como objetivo cristalizar el mensaje que ha surgido de los últimos diez años de trabajo. Entre los 40 signatarios iniciales de la declaración se encuentran expertos líderes mundiales en conciencia humana (Christof Koch, Anil Seth, David Chalmers, Liad Mudrik, Lucia Melloni, Nao Tsuchiya), murciélagos (Yossi Yovel), aves (Nicola Clayton, Irene Pepperberg), reptiles (Gordon Burghardt, Anna Wilkinson), peces (Culum Brown, Becca Franks, Noam Miller), pulpos (Jennifer Mather, Robyn Crook, Peter Godfrey-Smith, David Edelman), sepiones (Alex Schnell), cangrejos ermitaños (Robert Elwood), abejas (Lars Chittka, MV Srinivasan, Andrew Barron, Martin Giurfa) y moscas de la fruta (Bruno van Swinderen).

Ahora alentamos a cualquier persona con experiencia relevante a unirse a nuestros distinguidos signatarios iniciales firmando la declaración usted mismo.

¿Qué esperamos que logre la declaración?

Un objetivo es transmitir la emoción de la ciencia emergente de la conciencia animal y fomentar más trabajo sobre este tema. Este es un momento crucial: una masa crítica de personas se atreven a estudiar la conciencia animal rigurosa y sistemáticamente. Aunque persiste la incertidumbre tanto sobre la naturaleza de la conciencia como sobre qué animales son conscientes, la investigación de alta calidad ya ha reducido nuestra incertidumbre sobre estas preguntas. Esperamos que los científicos, las universidades y los gobiernos vean que este campo está progresando rápidamente, que tiene el potencial de hacer aún más (incluido el progreso hacia mejores teorías de la conciencia) y que merece su apoyo.

Un segundo objetivo es fomentar la reflexión sobre el bienestar animal. Esta Declaración no hace recomendaciones políticas específicas, y los signatarios tienen una amplia gama de opiniones sobre cuestiones morales, legales y políticas. El punto de acuerdo es que no se debe requerir certeza sobre la conciencia para considerar los riesgos para el bienestar. Si hay una posibilidad realista de que un animal sea consciente, por ejemplo, que los pulpos puedan sufrir, entonces esta posibilidad merece consideración en contextos políticos, por ejemplo, en decisiones sobre si apoyar la cría de pulpos. Los responsables políticos deben tomar medidas razonables para mitigar los riesgos para el bienestar de todos los vertebrados y muchos invertebrados mientras los investigadores buscan avanzar en su comprensión de ellos.

Nota 1: Después del evento del 19 de abril sobre «La ciencia emergente de la conciencia animal», los contribuyentes producirán un Apéndice Científico detallado que resuma la evidencia presentada en la reunión, más otras líneas de evidencia relevantes. Esto aparecerá en el sitio web de la Declaración en su debido momento.
Nota 2: Este documento de antecedentes fue preparado por Kristin Andrews, Jonathan Birch, Jeff Sebo y Toni Sims. Puede citarse como:

Andrews, K., Birch, J., Sebo, J. y Sims, T. (2024) Antecedentes de la Declaración de Nueva York sobre la Conciencia Animal. nydeclaration.com.

Referencias

Anthoney, N., Tainton-Heap, L., Luong, H., Notaras, E., Kewin, A. B., Zhao, Q., … & van Swinderen, B. (2023). Experimentally induced active and quiet sleep engage non-overlapping transcriptional programs in Drosophila. Elife, 12, RP88198.

Appel, M., & Elwood, R. W. (2009). Motivational trade-offs and potential pain experience in hermit crabs. Applied Animal Behaviour Science, 119(1), 120–124. 

Bacqué-Cazenave, J., Cattaert, D., Delbecque, J. P., & Fossat, P. (2017). Social harassment induces anxiety-like behaviour in crayfish. Scientific reports, 7(1), 39935.

Balasko, M., & Cabanac, M. (1998). Motivational conflict among water need, palatability, and cold discomfort in rats. Physiology & behavior, 65(1), 35–41.

Balasko, M., & Cabanac, M. (1998). Behavior of juvenile lizards (Iguana iguana) in a conflict between temperature regulation and palatable food. Brain Behavior and Evolution, 52(6), 257-262.

Barr, S., & Elwood, R. W. (2024). Trade-Offs between Avoidance of Noxious Electric Shock and Avoidance of Bright Light in Shore Crabs Are Consistent with Predictions of Pain. Animals, 14(5), 770.

Billard, P., Clayton, N. S., & Jozet-Alves, C. (2020). Cuttlefish retrieve whether they smelt or saw a previously encountered item. Scientific Reports, 10(1), 5413.

Biondi, L. M., Guido, J. M., Bó, M. S., Muzio, R. N., & Vassallo, A. I. (2015). The role of stimulus complexity, age and experience in the expression of exploratory behaviour in the Chimango Caracara, Milvago chimango. Animal Cognition, 18, 139-150.

Bridges, A.D., Royka, A., Wilson, T. et al. (2024). Bumblebees socially learn behaviour too complex to innovate alone. Nature 627, 572–578.

Cabanac M. (1992). Pleasure: the common currency. Journal of theoretical biology, 155(2), 173–200. 

Chrzanowska, A., Modlinska, K., Stryjek, R., & Pisula, W. (2015). Response to perceptual novelty in tortoises-a preliminary study. Journal of Biology and Life Science, 7(1), 12-18.

Crook R. J. (2021). Behavioral and neurophysiological evidence suggests affective pain experience in octopus. iScience, 24(3), 102229. 

Degen, J., Kirbach, A., Reiter, L., Lehmann, K., Norton, P., Storms, M., … & Menzel, R. (2015). Exploratory behaviour of honeybees during orientation flights. Animal Behaviour, 102, 45-57.

Fossat, P., Bacqué-Cazenave, J., De Deurwaerdère, P., Cattaert, D., & Delbecque, J. P. (2015). Serotonin, but not dopamine, controls the stress response and anxiety-like behavior in the crayfish Procambarus clarkii. The Journal of experimental biology, 218(Pt 17), 2745–2752. 

Fossat, P., Bacqué-Cazenave, J., De Deurwaerdère, P., Delbecque, J. P., & Cattaert, D. (2014). Anxiety-like behavior in crayfish is controlled by serotonin. Science, 344(6189), 1293-1297.

Franks, B., Gaffney, L. P., Graham, C., & Weary, D. M. (2023). Curiosity in zebrafish (Danio rerio)? Behavioral responses to 30 novel objects. Frontiers in veterinary science, 9, 1062420.

Freiburger, T., Miller, N., & Skinner, M. (2024). Olfactory self-recognition in two species of snake. Proceedings of the Royal Society B, 291(2020), 20240125.

Galpayage Dona, H. S., Solvi, C., Kowalewska, A., Mäkelä, K., MaBouDi, H., & Chittka, L. (2022). Do bumble bees play? Animal Behaviour 194, 239–251.

Gibbons, M., Versace, E., Crump, A., Baran, B., & Chittka, L. (2022). Motivational trade-offs and modulation of nociception in bumblebees. Proceedings of the National Academy of Sciences, 119(31), e2205821119.

Kohda, M., Bshary, R., Kubo, N., Awata, S., Sowersby, W., Kawasaka, K., … & Sogawa, S. (2023). Cleaner fish recognize self in a mirror via self-face recognition like humans. Proceedings of the National Academy of Sciences, 120(7), e2208420120.

Kohda, M., Sogawa, S., Jordan, A. L., Kubo, N., Awata, S., Satoh, S., … & Bshary, R. (2022). Further evidence for the capacity of mirror self-recognition in cleaner fish and the significance of ecologically relevant marks. PLoS biology, 20(2), e3001529.

Kohda, M., Hotta, T., Takeyama, T., Awata, S., Tanaka, H., Asai, J. Y., & Jordan, A. L. (2019). If a fish can pass the mark test, what are the implications for consciousness and self-awareness testing in animals?. PLoS biology, 17(2), e3000021.

Li, W., Wang, Z., Syed, S., Lyu, C., Lincoln, S., O’Neil, J., Nguyen, A. D., Feng, I., & Young, M. W. (2021). Chronic social isolation signals starvation and reduces sleep in Drosophila. Nature, 597(7875), 239–244. 

Nieder, A., Wagener, L., & Rinnert, P. (2020). A neural correlate of sensory consciousness in a corvid bird. Science369(6511), 1626–1629.

Schnell, A. K., Boeckle, M., Rivera, M., Clayton, N. S., & Hanlon, R. T. (2021). Cuttlefish exert self-control in a delay of gratification task. Proceedings of the Royal Society B, 288(1946), 20203161.

Konrad Lorenz y su influencia en el origen de la Etología

La etología, una rama de la biología que estudia el comportamiento animal en su ambiente natural, ha sido moldeada y enriquecida por numerosos científicos a lo largo de la historia. Uno de los nombres más destacados en este campo es el de Konrad Lorenz, cuyas contribuciones han dejado una marca indeleble en nuestra comprensión del comportamiento animal.

¿Quién fue Konrad Lorenz?

Konrad Lorenz (1903-1989) fue un etólogo austríaco pionero en el estudio del comportamiento animal. Nacido en Viena, Austria, Lorenz desarrolló un profundo interés por la observación de animales desde una edad temprana. Su pasión lo llevó a estudiar medicina y zoología en la Universidad de Viena, donde más tarde se convirtió en profesor.

La Etología y el Impacto de Lorenz

Lorenz es reconocido principalmente por su trabajo en el campo de la etología, especialmente por su investigación pionera sobre la impronta y la agresión en los animales. Su estudio sobre la impronta, el proceso mediante el cual los animales jóvenes establecen un fuerte vínculo con la primera figura que encuentran, arrojó luz sobre los mecanismos del comportamiento instintivo y la formación de lazos sociales.

Uno de los experimentos más famosos de Lorenz fue su trabajo con gansos, donde demostró cómo los gansos jóvenes imprimen en la primera figura que ven después de salir del huevo, lo que a menudo resulta en una conexión emocional duradera. Este descubrimiento no solo contribuyó al entendimiento de la conducta animal, sino que también tuvo implicaciones profundas en el estudio de la psicología del apego en humanos.

Además de sus investigaciones sobre la impronta, Lorenz también exploró el comportamiento agresivo en animales, observando patrones de agresión en especies como los peces, aves y mamíferos. Sus estudios sobre la agresión innata y aprendida proporcionaron una comprensión más profunda de cómo los animales compiten por recursos y territorio, así como las formas en que la agresión puede ser modulada por el entorno y la experiencia.

Conclusiones

En resumen, Konrad Lorenz fue un pionero en el campo de la etología cuyas investigaciones sobre la impronta y la agresión han dejado una marca perdurable en nuestra comprensión del comportamiento animal. A través de sus experimentos innovadores y observaciones meticulosas, Lorenz abrió nuevas perspectivas en el estudio de cómo los animales interactúan con su entorno y entre ellos. A pesar de las controversias en torno a su vida personal, su legado científico perdura como un testimonio de su dedicación y pasión por la exploración del mundo natural.