¿Por qué es mejor educar que adiestrar a tu perro?

A diferencia del adiestramiento, la educación canina consiste en ayudar al animal a adaptarse al entorno en el que vive; enseñándole cómo relacionarse con humanos, con el resto de perros u otros animales y, por supuesto, con los miembros de la familia. Mientras que el adiestramiento se basa casi exclusivamente en las necesidades y deseos de su responsable o propietario.

Cuando se trata de convivir con un perro, muchas personas se preguntan si deberían enfocarse en adiestrarlo o educarlo. Aunque estos términos a menudo se usan indistintamente, en realidad tienen significados distintos y objetivos específicos. En este artículo, exploraremos las diferencias entre adiestrar y educar a un perro, y cómo cuál enfoque beneficiar a tu animal de compañía y a tu hogar.

¿Qué es adiestrar a un perro?

Adiestrar a un perro se refiere a enseñarle comportamientos específicos y habilidades mediante comandos y repetición. Condicionamiento operante es el término académico y fue desarrollado por la psicología conductista desde principios del siglo XX. Este proceso a menudo se centra en la obediencia y en la capacidad del perro para realizar tareas concretas.

Características del adiestramiento:

  1. Comandos Básicos: Sentarse, quedarse, venir, y caminar junto son ejemplos de comandos que un perro aprende a través del adiestramiento.
  2. Repetición y Recompensa: El adiestramiento se basa en la repetición y el uso de recompensas, como golosinas o elogios, para reforzar el comportamiento deseado.
  3. Obediencia: El objetivo principal es lograr que el perro responda de manera fiable a los comandos del dueño.
  4. Tareas Específicas: Además de los comandos básicos, el adiestramiento puede incluir habilidades más avanzadas, como buscar objetos, realizar trucos, o incluso labores especializadas como el rescate o el trabajo policial.

¿Qué es educar a un Perro?

Educar a un perro va más allá de enseñar comandos específicos; se trata de entender y moldear el comportamiento general del perro para buscar su adaptación al entorno humano. La educación canina abarca la socialización, la integración en la familia, y el desarrollo de hábitos saludables.

Educar y adiestrar son cosas muy distintas. Mientras que el adiestramiento busca satisfacer al dueño, intentando que el animal haga lo que él quiere o le hace gracia, aún a costa de su bienestar físico y mental, la educación canina trata de tener en cuenta las necesidades del animal y su relación con el entorno.

Educar a un perro busca precisamente lograr que el animal de compañía se encuentre lo más a gusto posible, integrándolo en la unidad familiar y en el entorno en el que le ha tocado vivir.

Características de la educación:

  1. Socialización: Involucra exponer al perro a diferentes personas, animales y entornos para que se sienta cómodo y seguro en diversas situaciones.
  2. Modales y conducta: Enseñar al perro a comportarse adecuadamente en casa y en público, como no saltar sobre las personas, no ladrar en exceso, y respetar los espacios.
  3. Hábitos de vida: Incluir hábitos como hacer sus necesidades en el lugar correcto, no morder objetos inapropiados, y aprender a quedarse solo en casa sin ansiedad.
  4. Integración familiar: La educación busca que el perro sea un miembro equilibrado y feliz de la familia, entendiendo y respetando las reglas del hogar.

Si bien es cierto que en ocasiones es necesario que el animal aprenda comandos y tareas, como los perros antidrogas o de asistencia, esta suele ser la excepción y no la regla. Si de verdad estás buscando el bienestar de tu perro, y el tuyo mismo, es mejor considerar la educación sobre el adiestramiento.

Consejos para educar a tu perro

  1. Paciencia y Consistencia: Ambos procesos requieren tiempo y repetición. Sé paciente y constante en tus métodos.
  2. Refuerzo Positivo: Utiliza recompensas para motivar a tu perro, ya sea durante el adiestramiento de comandos o al fomentar buenos hábitos.
  3. Empieza Temprano: Tanto la educación como el adiestramiento son más fáciles si se comienzan desde cachorros, aunque los perros adultos también pueden aprender.
  4. Busca Ayuda Profesional: Si tienes dificultades, no dudes en buscar la ayuda de un adiestrador profesional o un educador canino.

En conclusión, entender la diferencia entre adiestrar y educar a un perro te permitirá abordar de manera más efectiva las necesidades de tu canino. Para ello requerirás de mucha paciencia, comprensión, tiempo y esfuerzo. En DOCTOR PULGAS estamos para acompañarte en la educación de tu perro con nuestros artículos y publicaciones al respecto. No dejes de leer más al respecto en nuestro sitio web y redes sociales.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.