Haz de tu casa un lugar seguro para tu cachorro

fail

La llegada de un nuevo integrante a la familia que estará dispuesto a jugar por toda la casa y seguramente se meterá en pequeños problemas mientras explora el lugar que será suyo debe estar acompañada de algunas precauciones importantes por parte de sus dueños para evitar que el cachorro se haga daño en sus aventuras.

Los cachorros se parecen a los niños pequeños, tienen mucha energía, son curiosos y les gusta explorar, pero pueden meterse en gran cantidad de problemas. Existen muchos peligros en el ambiente de tu vivienda que pueden dañar a tu cachorro, por eso es muy importante ofrecerle ambientes libres de riesgos.

Precauciones para que tu vivienda sea un lugar seguro para tu cachorro

Los cachorros, al igual que los niños pequeños, son exploradores innatos. Con frecuencia tienden a acercarse a jugar con los cables eléctricos y muchas veces sufren daños que sus amos pudieron haber evitado, por eso es importante que cubras los contactos de electricidad para que no puedan lamerlos, existen cubiertas especialmente hechas para este uso que mantienen tus cables organizados y disuaden a tu cachorro de morderlos.

Los cordones de las persianas también pueden ser un potencial riesgo para el cachorro, podría enredarse en ellos, procura asegurar todos los cordones para que estén a una altura fuera del alcance de tu cachorro.

Mantén en un lugar seguro y que el cachorro no pueda alcanzar los siguientes elementos: joyería, monedas,  plantas de interiores, medicamentos; químicos de limpieza, clips para papel, agujas, hilos, entre otros, podría tragarlos y hacerse daño. Una aguja puede quedarse atrapada en la garganta de tu cachorro o en el paladar. Tragar hilo, estambre, listones puede causar una obstrucción en el tracto intestinal de tu cachorro que requiera una cirugía para eliminarlo.

Después de comer, retira el mantel de la mesa, pues el cachorro podría tirarlo hacia abajo y llevarse consigo todo lo que haya encima de él.

No cocines con el cachorro a tus pies, las puertas de los hornos pueden ser muy calientes al tacto. Si tienes una chimenea, estufa de leña o calefactor del ambiente, asegúrate de que tenga una pantalla de seguridad para prevenir que los cachorros curiosos se quemen.

Por otra parte, si tu cachorro es todavía muy pequeño para andar por escaleras empinadas, pon una reja para bebés a la entrada de la escalera para evitar que tu cachorro se caiga hasta que esté listo para subir.

Los libreros que no están sujetos a la pared pueden ser una gran amenaza para tu cachorro si se sube a él y se lo vuelca encima.

Finalmente, otro cuidado que debes tener es cubrir bien los basureros de la cocina y ponerlos fuera del alcance del pequeño aventurero, así evitarás que trague restos de alimento descompuesto, huesos, papel aluminio o plástico adhesivo ya usados. Con estas precauciones, tu casa será un lugar seguro para las aventuras de tu nuevo compañero.