Ratas gigantes ayudan a descubrir minas antipersonales en África

fail

Rata gigante africanaLas ratas ayudan a desactivar minas antipersonales en África mediante su increíble olfato.Hans/Creative Commons

Por Victoria Bembibre.
En países como Tanzania y Mozambique, las ratas son diferentes a las que conocemos en otros lugares del mundo por dos motivos: son gigantes y, para algunos, son consideradas alimento. Sin embargo, un asombroso proyecto humanitario que lleva más de siete años se propone entrenarlas para que descubran y ayuden a desactivar miles de minas antipersonales.

De acuerdo con el Comité Internacional de la Cruz Roja, más de 800 personas mueren y más de 1200 son mutiladas cada mes debido a las minas antipersonales que permanecen sin desactivarse en el mundo, en más de 78 países. La mayoría de las víctimas son niños, mujeres y ancianos. Muchas organizaciones e iniciativas en el mundo se proponen desactivar minas antipersonales en territorios de conflicto o guerras, pero lograrlo es costoso y lleva mucho tiempo.

Sin embargo, hace algún tiempo que una organización en particular ha logrado avances sustanciales de forma rápida y económica. Apopo es una organización sin fines de lucro de Bélgica que creó el proyecto HeroRats, por medio del cual ratas entrenadas huelen e identifican minas antipersonales en países de África para evitar que causen víctimas.

Foto de una rata olfateandoEl ejemplo más resonante es el de Mozambique, territorio que vivió una guerra civil altamente violenta entre 1964 y 1975. Durante ese tiempo, cientos de miles de minas fueron plantadas en sus tierras. Desde que las ratas de Apopo entraron en acción en 2006, han abarcado más de seis millones de metros cuadrados en el territorio de Mozambique, descubriendo 2.406 minas, 992 bombas y 13.025 municiones y armas. Con su ayuda, se cree que el país podría estar libre de minas en menos de 20 años.

Las HeroRats comienzan su entrenamiento a muy temprana edad, con sólo cuatro semanas de vida. Su olfato increíblemente desarrollado les permite detectar el olor del TNT de las minas con precisión y señalarlo mediante un gesto que aprenden de sus entrenadores. Por medio de un harnés y un complejo sistema de sogas, las ratas se desplazan en zonas estudiadas sin activar las minas, por lo cual es un trabajo perfecto para ellas. Además, su entrenamiento es menos costoso y lleva menos tiempo que el de un perro.

Foto de una rata caseraOtra ventaja de las ratas es que se adaptan muy bien a las condiciones climáticas de África, ocupan poco espacio y, lo más fabuloso de todo, es que pueden cubrir en un día un área que a un experto humano le llevaría al menos dos semanas. Cada vez que una rata encuentra una mina, un sonido de su entrenador le hace saber que se ha ganado una recompensa: maníes y banana.

Otros países ya han comenzado a beneficiar de la acción de estas ratas inteligentes: lugares como Tanzania, Tailandia, Camboya y Angola desactivan parte de sus minas antipersonales gracias a los esfuerzos de las HeroRats.

Y este es sólo el comienzo para los investigadores de Apopo. Una nueva iniciativa ha comenzado a entrenar a más de 30 ratas para detectar tuberculosis en la saliva humana mediante su olfato híper sensible. También en este caso, los roedores contribuyen a la causa de forma eficiente y barata, sirviendo como contraprueba para países donde esta enfermedad es altamente peligrosa.

Fuente: Animal Planet