Manual para comunicarte con tu perro

fail

Nuestros amigos caninos se comunican con nosotros por medio de su lenguaje corporal, por ésto es importante que podamos comprenderlo para lograr una buena comunicación con nuestro perro y mejorar la relación que hay con él.

Es importante que aprendamos a interpretar su lenguaje corporal, así también será más fácil educarlo. Los perros también tienen músculos faciales como nosotros, que les sirven para dar diversas expresiones a la cara. Algunos perros son capaces de levantar las cejas cuando una situación en su entorno les sorprende.

La mirada, su lengua y los movimientos de la cola también les sirven a los perros para comunicarse con nosotros. Cuando los ojos están muy abiertos, quiere decir que tu perro está atemorizado, la mirada fija significa desafío, generalmente.

Por otra parte, si a nuestro canino amigo le cuelga la lengua, está relajado, cuando las orejas están hacia atrás, comunica que tiene miedo o sospecha, si en cambio permanecen erectas, está alerta.

Lo que dice la cola

La cola en movimientos rápidos se debe a que siente una gran alegría que no puede ocultar. Si tu perro hace movimientos lentos con su cola no es una buena señal, esto expresa que quiere relacionarse pero las intenciones no son las mejores. Una cola erecta significa dominio; si está baja, relajación, pero si está entre las piernas o curvada está demostrando temor o sumisión.

La posición del cuerpo

Si tu fiel amigo extiende las patas de adelante y se agacha con la espalda curvada está invitando a jugar. Pero si el cuerpo está tenso, muestra los dientes con las orejas hacia atrás y mantiene la cola rígida, si está erecta y las orejas hacia arriba y los dientes al descubierto, está preparado para atacar.

Es importante que identifiques el tipo de ladridos que hace tu perro, por medio de estos puede comunicar un saludo, una advertencia, un deseo de jugar, una petición de auxilio.

A pesar de ser un animal domesticado, se comunica como sus antepasados: los lobos, además son capaces de interpretar el tono de la voz, los movimientos y los gestos de su dueño.